miércoles, 23 de octubre de 2013

Como cuidar a cachorros recién nacidos huérfanos

 En algunas ocasiones nos puede suceder que la madre rechace a los cachorros al nacer, que está muera durante el parto, que no pueda alimentarlos por falta de leche, que sea una camada muy grande y necesite nuestra ayuda o que por desgracia nos encontremos a unos recién nacidos abandonados al nacer. Si tenemos cachorritos que por una razón u otra no vayan a poder contar con los cuidados de su madre deberemos ser nosotros quienes cuiden de estos huerfanitos. Debemos tomar el papel de madre y cubrir todas sus necesidades:
  • Alimentación:
Es muy importante mantener una correcta alimentación, debemos darles de comer con un cuentagotas, una jeringuilla pequeña sin aguja o un biberón especial para cachorros. Necesitaran tomas cada 2 o 3 horas, dependiendo de si son más débiles.

Les suministraremos leche en polvo especial para perritos, nada de leche de vaca. La calentaremos a 38º C y se la daremos poco a poco para que no les siente mal. Si esto sucediera debemos mirar que estamos haciendo mal.
  • Estimulación para hacer sus necesidades:
Los cachorros recién nacidos no pueden hacer pipi y caca por si mismos hasta las tres semanas de vida. Hasta que llegue ese momento será tarea nuestra ayudarlos a conseguirlo, estimulándolos después de que les demos de comer. Para estimular a los recién nacidos debemos coger un algodón humedecido y frotar con suavidad de arriba abajo la zona perineal, tal y como haría su madre con la lengua.
Si uno no lo hiciera dejaremos pasar un par de minutos y lo volveremos a intentar. En caso de que no consiguiera hacer sus necesidades o estas tengan un color extraño, acudiremos a nuestro veterinario para que lo examine y no se produzcan infecciones o parones intestinales.
  • Calor:
Los cachorros son muy sensibles a los cambios bruscos de temperatura, ya que durante sus primeros días de vida no pueden regular su temperatura, deben estar en una zona donde no hayan corrientes de aire y deben estar calentitos, una cesta con un par de mantas que envuelvan unas botellas de agua caliente o una lámpara de calor son las mejores opciones. Además si son mas de uno, los pequeños se darán calor entre ellos.

Pero cuidado no debemos poner la lámpara demasiado cerca podría provocar deshidratación y golpes de calor.
  • Aprendizaje social:
Ya que su madre no podrá enseñarlos será nuestro deber, proporcionándoles juegos y enseñándoles hasta donde pueden llegar con sus mordiscos, si hay varios cachorros también aprenderán unos de otros.

Debemos llevar una evaluación diaria de los pequeños, podemos apuntar los datos día a día en un cuaderno. Lo que más debemos observar es:
  • Correcta alimentación e hidratación.
  • Aumento de peso, si son varios debemos observar que no haya grandes diferencias de peso entre unos y otros.
  • Correcta eliminación de sus necesidades.
  • Descanso y dormir tranquilos.
  • Correcta temperatura del cachorro y de su área de descanso.
  • Actividad o movimientos de los cachorros.
  • Aspecto general del cachorro.
Esto cobra aun mas importancia si notamos si notamos a alguno de ellos apático o débil.

Como su sistema inmunológico es muy débil debemos intentar que su entorno y su lugar de descanso esté lo mas limpio posible, además debemos lavarnos las manos antes y después de manipular a los cachorros.

Y recordad no está de mas llevarlos al veterinario para que confirme el buen estado de salud de los pequeños mediante revisiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario