sábado, 14 de enero de 2012

Cuidando sus dientes

Conforme nuestro cocker va envejeciendo, en sus dientes se va acumulando sarro. La infección aparece sobre los dientes de nuestro perro como una sustancia de un color amarillento-grisácea. A medida que la infección avanza y se extiende, puede producir:
  • Inflamación de las encías.
  • Gingivitis.
  • Inflamación de el hueso alveolar.
  • Inflamación de el ligamento peridontal.
Finalmente recubre la raíz del diente, provocando así:
  • Mal aliento.
  • Aflojamiento y caída de los dientes.
  • Dolor que les impide comer con normalidad.
Hay varias causas por la que se puede producir el sarro, nombrare a continuación las mas comunes:
  • Una dieta blanda inapropiada.
  • Permitirles comer entre comidas.
  • Carencia de higiene preventiva.
Por lo general, los dueños acuden al veterinario cuando el perro ya tiene un dolor fuerte y a dejado de comer, en la mayoría de los casos los daños ya son irreversibles.

A parte de esto debemos controlar su alimentación. Hoy por hoy ya hay marcas de alimentos que ayudan a mantener una boca sana. Lo ideal es una dieta seca, ya que reduce considerablemente la acumulación de sarro, eso no resta que en ocasiones especiales podamos darle algo de comida húmeda, pero nunca de forma diaria.
 
Para solucionar el problema del sarro la única solución consiste en realizar un limpieza dental, esta se realiza mediante sedación y así conseguimos retirar la capa de sarro que está recubriendo el diente. Aunque hay peludos que por su dieta o cuidados tiene una magnifica higiene dental.

Actualmente en el mercado hay muchos productos que ayudan a nuestros cocker a tener unos dientes limpios como:
O la opción casera un poco de pan duro, que también sirve de gran ayuda para limpiar sus dientes.

También podemos tratar de acostumbrarlo desde cachorro o si es un adulto tranquilo a un cepillo de dientes para mascotas, limpiando bien la zona de los carrillos, que es donde mas restos se acumulan. Como en humanos el cepillado de dientes debe realizarse después de las comidas.

Si con cualquiera de estos utensilios logramos que nuestro perro elimine los restos de alimento de sus dientes, el sarro no podrá adherirse a ellos y por consiguiente no tendrá mal aliento. Además se conservará el buen estado de su dentadura y evitaremos problemas a largo plazo.

Aunque un poco de mal aliento no es señal de alarma debemos vigilar su salud bucal, y estar atentos ya que hay otros problemas de salud como la diabetes, ciertas dolencia renales o trastornos del hígado en los cuales, uno de sus síntomas es un olor mas fuerte del aliento de nuestro perro.

Recordad un buen cuidado de sus dientes nos ayudará a tener menos problemas en el futuro.

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, yo llevo a mi peque a la clinica dental cada dos meses, así evito que pueda tener algún problema

    ResponderEliminar